Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

¿Puede la IA de un móvil sacar fotos como las de un fotógrafo profesional? La respuesta suele ser un contundente NO. «La cámara no hace al fotógrafo», ya se sabe. Pero si algo ha demostrado la IA y el machine learning de los móviles actuales es que el espacio entre el amateur que simplemente dispara y aquel que estudia la composición durante horas es, cada vez, más estrecha.

Esa misma cuestión vertebra un reportaje documental de poco más de ocho minutos de duración en el que, gracias a los testimonios de varios embajadores de la marca Huawei, intentamos responder a esta y otras preguntas sobre el rol de la IA en el día a día de los fotógrafos

Al margen de contar para su elaboración con los testimonios de profesionales de este campo como Nicanor García, Cristina Otero o Nazaret Sánchez, en el reportaje también intervienen el fundador de Unicoos, David Calle, la youtuber Neus Snow o Fabio Arena, Product Marketing Manager & Spokesman en Huawei Technologies.

El profesional vs. el amateur

Como queda de manifiesto en el vídeo, durante generaciones, el ojo del fotógrafo y sus conocimientos técnicos marcaban la diferencia. No tenía contra qué competir. Si una IA puede leer la escena y controlar todos los parámetros para conseguir la mejor foto, ¿qué diferencia a ambos? Por supuesto, no se trata de una competición, un duelo entre binomios.

Una buena foto para un amateur puede ser algo resultón que cumpla con unos mínimos objetivos de contraste, color y demás. Todo amateur puede ganar un concurso de fotografía o lograr una foto fantástica, pero el profesional tiene que hacerlo cada día. Es su trabajo y eso establece la diferencia.

Una buena foto transmite un mensaje, un significado, además de estar bien expuesta en términos técnicos, contar con una composición adecuada que sirva al propósito del fotógrafo, etc. La IA actúa casi como un traductor: hace que sea más fácil lograr la meta, traduce ese mensaje desde lo que está en la mente del usuario hasta el resultado final, sorteando la parte complicada. Además, no lo olvidemos: la IA no deja de avanzar, día a día.

«Convertir a la gente en expertos en fotografía» sin tener que preocuparse por parámetros como ISO, balance de blancos, corrección de contraste, etc — Fabio Arena, Product Marketing Manager de Huawei España. 

La fotografía es mucho más que captar imágenes. El objetivo reside en esa unión entre IA con el ojo humano, permitiendo las ventajas de uno y de otro mundo para crear una obra tanto técnicamente “perfecta” como visual y emocionalmente impactante. Como apunta el fotógrafo Nicanor García, la foto digital no deja de ser «otro salto adelante en la evolución histórica de la fotografía. Un amateur es consciente de parte del proceso, pero no sabe qué ni cómo».

En cambio, como también señala la fotógrafa e instagramer Nazaret Sánchezel fotógrafo tiene el ojo mucho más entrenado. Él sabe cómo obtener la mejor nitidez, enfoque, luminosidad y composición de la escena, las razones por las que una foto sale de una u otra manera.

En las cámaras digitales de los smartphones, el sistema se encarga de todo: ajusta el foco o velocidad de obturación, los parámetros de apertura del diafragma, define la cantidad de luz que debe tener cada parte de la escena y, si cuenta con una IA, esta “lee” la escena: un cielo, unas plantas, un plato de comida, un retrato, un paisaje nocturno. Gracias a su base de datos, la IA detecta qué es aquello que el usuario quiere retratar y lo consigue, cada vez, con mayor exactitud.

El simple hecho de que vayas a hacer una foto y el teléfono detecte aquello a lo que se la haces permite resultados cuasi-profesionales sin tener que dedicar largos períodos a analizar esa futura foto. — Neus Snow, youtuber

En la foto digital, el sensor descompone la imagen en miles de píxeles, cada uno con una información de color y brillo, para después traducirlo en números que describen toda la información guardada sobre ese píxel. Ese proceso es inmediato. La “fórmula” para tomar esa foto es similar al sistema tradicional, pero el postprocesado es responsabilidad total de la IA. La IA Huawei es capaz, en la actualidad, de colorear fotos en blanco y negro, retocar fotos nada más tomarlas o modificarlas según los ajustes que busquemos.

Esta es la meta final, facilitar y acomodar la fotografía sin necesidad de poseer conocimientos. Como señala el divulgador David Calle, fundador de Unicoos, «no he necesitado convertirme en un profesional porque mi móvil lo hace por mí». La IA nace para hacernos la vida más fácil y «ahorrarnos el tiempo de composición de la foto o los ajustes de los parámetros de la cámara», como apunta la fotógrafa Cristina Otero

Quienes solo buscamos recordar un paseo por el parque no necesitamos saber de fotografía profesional. Para los millones de usuarios que apenas pedimos buenos resultados, la IA pone en bandeja la oportunidad de lograr el mejor disparo, sin complicaciones, cientos de años de conocimiento y evolución tecnológica, en apenas segundos.

Imágenes | Unsplash (Priss EnriJamie Street).