Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Puede que no le estemos dando el valor que se merece, pero la inteligencia artificial es uno de los avances más importantes que nuestros teléfonos móviles han recibido en los últimos años. La realidad es que cada día escuchamos más sobre el término, independientemente de que seamos seguidores de medios tecnológicos.

Aunque es un gran adelanto, resulta complicado para la industria darle visibilidad a esa integración de la inteligencia artificial en los teléfonos. Algunas empresas prefieren ser más cautas con el concepto y enmascararlo en funcionalidades útiles, otras sin embargo no tienen problema en colocar el logo de “IA” en el propio dispositivo.

En el primer caso tenemos a nombres más relacionados con el software y servicios, como Google o Amazon, que son más amigas de que nos centremos en entender que hay un ‘asistente digital’ que conversará con nosotros. Pero en realidad lo que hay detrás de ese reconocimiento y esa voz es inteligencia artificial pura y dura.

La inteligencia artificial ha llegado a nuestros teléfonos para quedarse, está presente en muchos apartados, más allá de las cámaras

Si tuviéramos que describir de forma sencilla el funcionamiento de la inteligencia artificial en nuestro teléfonos, tendríamos que quedarnos con la idea de que el sistema piense como si fuera un humano.

El objetivo es emular nuestro pensamiento creando redes neuronales artificiales con las que automatizar actividades, tomar decisiones, resolver problemas y, en la medida de lo posible, aprender de las situaciones para ponerlo en práctica en el futuro.

Como todo esto se puede volver muy complejo de entender y digerir, creemos que es mucho más interesante conocer ejemplos del verdadero impacto de la inteligencia artificial en nuestros productos. Vamos con esas ocho pruebas más importantes:

Personalización y adaptación a los hábitos

 

La idea de que un teléfono mejore su funcionamiento según el usuario que lo esté usando tiene mucho que ver con inteligencia artificial. Hablamos de que el sistema comprenda que está ante un perfil concreto y en la medida de lo posible aprenda de sus hábitos.

Cada usuario tiene una lista de aplicaciones más usadas, una música más escuchada, unos temas en los que está más interesado o una forma de usar la interfaz. Tener estas cosas en cuenta y adaptar el teléfono al usuario es trabajo de la IA, acertando con recomendaciones y atajos.

Imaginad también su intervención dentro de aplicaciones. Un buen ejemplo puede estar en la mensajería y el correo: el sistema será capaz de crear respuestas automáticas dependiendo de nuestro contexto y forma de comunicarnos.

Mejor rendimiento, más eficiencia

La inteligencia artificial mejora el rendimiento de nuestros teléfonos móviles haciendo un uso más eficiente de la energía que tenemos a nuestra disposición. La autonomía es uno de los puntos flacos del mundo móvil, así que bienvenida sea cualquier mejora.

Los sistemas aprenden de nuestra forma de utilizar el teléfono y son capaces de optimizar tanto el software como el hardware del equipo para un funcionamiento adaptado a nuestras necesidades.

Reconociendo cuáles son las cosas que más hacemos, los momentos en los que las usamos, se puede llegar a mejorar el rendimiento de un procesador en un 40%. Además, los fabricantes están creando chips dedicados a la IA, como el Kirin 980 que incorpora el Huawei P30 Pro, consiguiendo que sean más rápidos y menos glotones con ese tipo de tareas.

Traducción en tiempo real

No entender un idioma puede ser el obstáculo más grande que nos va a ayudar a saltar un dispositivo móvil, gracias a la traducción en tiempo realque se puede hacer en una conversación entre dos personas.

Como muestra el vídeo, un traductor instantáneo como el de Microsoft permite hablar con otra persona que no habla nuestro idioma.La inteligencia artificial está integrada en este proceso, tanto en conversaciones habladas como en la interpretación de textos escritos y símbolos. La tecnología empleada en estos procesos tiene que ver mucho con el entrenamiento y aprendizaje. De hecho, cuanto más se pone a prueba, mejor será su funcionamiento.

Que la inteligencia artificial hable por ti

Junto con Huawei, Google es una de las empresas referentes en el aprendizaje de las máquinas. Su sistema de inteligencia artificial Duplexpermite llevar a cabo llamadas telefónicas con personas reales sin que nadie tenga que estar completamente pendientes de ellas.

Imaginad que queremos reservar en un restaurante y no tenemos tiempo ni ganas de estar realizando la gestión, pues se la encomendamos al asistente. La inteligencia artificial permitirá que la conversación sea natural y no haya problemas en el proceso. En el siguiente vídeo queda muy claro su funcionamiento:

La compañía de un asistente de voz

Relacionado con el punto anterior tenemos a los asistentes de voz y su infinidad de aplicaciones en un teléfono móvil. La optimización de los asistentes está más que conseguida, no solo comprenden las palabras que decimos, también la forma en la que nos dirigimos y el contexto en el que lo hacemos.

Junto a la cámara, asistentes como Google Assistant o Amazon Alexa son las aplicaciones más convincentes de la inteligencia artificial, demostrando la capacidad de una máquina para entender el habla humana.

Podemos mantener interacciones con ellos que, poco a poco, empiezan a parecer una conversación. Les podemos pedir que nos lean un correo, que nos digan cómo está el clima mañana, cambie la canción que escuchamos, o que coloque una nueva acción en el calendario.

En la seguridad del reconocimiento facial

A través de las cámaras de los teléfonos actuales, somos capaces de crear una representación tridimensional de nuestro rostro, con lo que es posible autenticarnos y crear una nueva barrera de seguridad difícil de saltar con una fotografía.

Cuanto más compleja sea la información que registra, se hace necesario una mayor potencia de proceso y algoritmos especiales. El aprendizaje máquina (IA) permite mejorar la precisión y calidad de las herramientas del reconocimiento facial de nuestros teléfonos.

Según la consultora Gartner, actualmente el 10% de los teléfonos son capaces de realizar estas operaciones, pero va a crecer hasta un 80% en 2020.

Las cámaras son las principales beneficiadas

Dedicamos un artículo a la forma en la que la inteligencia artificial está cambiando el mundo de la fotografía. Es claramente el apartado de un teléfono donde más evidente es la llegada de esta tecnología, ya que los ejemplos son muy prácticos.

 

Por ejemplo, el sistema pueda identificar los elementos y condiciones de luz de la escena. Basándose en una biblioteca que nunca para de crecer, la inteligencia artificial sabrá colocar los mejores parámetros posibles para el tipo de fotografía que estamos realizando.

Hay muchas situaciones en las que la IA está mejorando una foto; por ejemplo, en condiciones de poca luz, en los retratos y el desenfoque selectivo, en el zoom o en la predicción de movimientos de los elementos.

IA como factor de diferenciación

Los fabricantes buscan mil fórmulas para diferenciarse en un mercado tan competitivo. La inteligencia artificial se va a convertir en esa especificación a buscar, un valor añadido que pone espacio de por medio entre teléfonos.

La IA ofrece cosas que unos teléfonos van a tener y otros no; no hablamos de las especificaciones de siempre como pueden ser las cámaras, procesadores, o el almacenamiento. Lo bueno es que la IA también llega para mejorar estos apartados.

Un mercado móvil que se construye alrededor de la IA

La industria sufre una revolución con la inteligencia artificial que nadie obvia y que está controlada por los grandes fabricantes de móviles y sistemas operativos. Actualmente Huawei es líder en el desarrollo y tiene en su último teléfono, P30 Pro, el mejor ejemplo de integración.

Es complicado que protagonistas pequeños tengan capacidad de maniobra en servicios que requieren un acceso muy profundo al teléfono, además de grandes infraestructuras en la nube para ofrecer las respuestas.

Nadie duda en dar la bienvenida a tecnologías que simplifican nuestra vida, que nos pueden ayudar a decidir en las miles de decisiones que tomamos al día. También tenemos que tener claro que estamos junto al principio de una época tecnológica que se verá potenciada con la llegada del 5G, con su desarrollo, la inteligencia artificial se convertirá en algo todavía más poderoso.

Imágenes: Huawei