Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

La fotografía ha sido una de las “killer applications” de los móviles. Paulatinamente, los terminales móviles han ido ganando la batalla a las cámaras dedicadas, yendo de menos a más. Primero, superaron a las cámaras compactas de gama baja, luego a las de gama media, hasta llegar al momento presente, en el que móviles como el Huawei P20 Pro son capaces de dejar en la mochila a cámaras incluso SLR digitales.

No es una afirmación gratuita. Todo lo contrario. Así nos lo cuenta el primera persona el periodista especializado en tecnología y fotógrafo profesional Manuel Arenas.

Experiencia en primera persona

Durante estas vacaciones, el número de fotos que hecho con mi Canon EOS 5D Mark IV ha sido significativamente menor que otros años. El Huawei P20 Pro ha sido capaz de capturar los momentos de un modo rápido, preciso y con una calidad suficiente como para no echar de menos, en la mayoría de las situaciones, las fotos hechas con una cámara profesional.

No se trata de una elección basada en la comodidad. Suelo llevar el equipo de cámara y objetivos siempre conmigo, vaya a un festival de música o a hacer el Camino de Santiago. Es un peso que llevo con gusto con tal de asegurar que tengo las herramientas necesarias para hacer fotos de calidad. Y sigo llevando este equipo, por el plus que aportan en ciertos momentos. Por ejemplo, para hacer fotos de la Luna o nocturnas del cielo estrellado. Pero, año tras año, he ido comprobando cómo los smartphones han ido comiendo terreno a las cámaras gracias a su calidad y rapidez, junto a su pequeño tamaño y reducido peso.

Además de la óptica y el sensor de gran calidad, con un práctico zoom óptico 3x/5x en el modelo P20 Pro, las cámaras de los smartphones empiezan a incorporar otras tecnologías, como la inteligencia artificial. Es una tecnología que permite reconocer la escena que se está fotografiando y ajustar los parámetros de imagen para enfatizar la identidad de la escena que se está capturando.

La IA, imágenes en menos tiempo

El reconocimiento de las escenas que aparecen ante la cámara cuando hacemos una foto con el Huawei P20 Pro es, antes de nada, una funcionalidad que podemos activar o desactivar en las opciones de la cámara. En todo momento tenemos la posibilidad de dejar que la IA nos ayude a configurar los parámetros de la cámara, dejar que esta funcione en un modo automático “estándar” o usar los modos manuales (si queremos ser nosotros los que realicemos los ajustes).

La IA del smartphone es capaz de reconocer más de 500 escenarios dentro de 19 categorías. De todos modos, hay escenarios que son más recurrentes que otros. Y modos de fotografía que usan la IA de un modo bastante más elaborado, como el modo Noche o el modo Grupo.

Fotos listas para compartir

Las fotos hechas con el modo de IA activado se caracterizan por el énfasis que realizan sobre aquellos parámetros de imagen que caracterizan a las escenas que están reconociendo. Como crítica se puede decir que el resultado es un tanto exagerado, pero en la práctica es una decisión acertada.

Como ejemplo podemos usar el modo de Vegetación. En este caso, los verdes se acentúan, se aumenta la nitidez e incluso se aplica cierto efecto de viñeteado.

Si elegimos el modo Profesional para hacer la foto, el resultado es menos “intenso”.

Otro ejemplo lo tenemos en escenas con cielo azul. En este caso, se acentúan los tonos azules y se aumenta la nitidez.

Si usamos el modo Profesional, la imagen “baja” la intensidad de los colores.

Otro ejemplo es el modo en el que se reconocen las flores como elemento principal de la imagen. En este caso, el efecto aumenta la nitidez y la saturación general.

En el modo Profesional, las diferencias son menores que en otros casos, pero se deja ver también una reducción en la “fuerza” de los colores.

Si queremos fotos que reflejen de un modo neutro las escenas que estamos capturando, siempre podemos usar el modo manual o el modo automático sin inteligencia artificial. Usando la IA, sin embargo, estaremos realizando un trabajo de captura y edición al mismo tiempo.

Así, en el modo Vegetación o Cielo Azul, los colores azul y verde se acentúan a la hora de obtener la foto final. Otro tanto sucede cuando hacemos fotos de una puesta de sol, en la que se enfatizan los tonos anaranjados. En el modo Espectáculo se refuerza el contraste, mientras en el Macro, para objetos cercanos, se usa incluso el zoom para acercar el objeto a la cámara.

Los efectos pueden ser más o menos leves o intensos dependiendo de la escena. Así, en una puesta de sol, tenemos el modo IA:

Y la foto hecha con el modo Profesional:

En este caso las diferencias son leves. Quizás hay un punto más de saturación en la foto con IA. LA IA acentúa, pero si ya de por sí la escena cuenta con tonalidades intensas, no tiene sentido llevarlas por encima de lo razonable.

Hay modos que usaremos con más frecuencia. Otros se usarán menos. Pero se trata de una buena ayuda para quienes quieren apuntar, disparar y compartir.

El modo Noche: IA con mayúsculas

Uno de los modos que más y mejor definen a Huawei y a sus terminales P20 y P20 Pro es el modo Noche. Se trata de un modo de fotografía que permite capturar secuencias nocturnas con un tiempo de exposición de varios segundos sin que la imagen salga movida.

Realmente, no es un modo en el que la cámara esté capturando una imagen 5 segundos seguidos, por ejemplo. La técnica que usa es la de capturar varias imágenes con valores ISO y de exposición diferentes, combinando después estas imágenes en una única toma en la que es posible apreciar los detalles de los objetos con una notable claridad y nitidez.

La clave está en la capacidad de procesador del terminal para identificar líneas y patrones en las imágenes, de modo que puedan ser alienados correctamente, eliminando el efecto de foto movida que tendríamos si sujetásemos el terminal “a pulso” durante 3, 4, 5 o más segundos.

A diferencia del la técnica de combinación de píxeles, la imagen resultante no presenta una resolución exageradamente reducida, manteniendo 10 Mpx como tamaño para las capturas realizadas. Aquí la IA entra en juego a la hora de identificar los patrones geométricos y en el momento de alinear la secuencia de imágenes.

Los resultados son notablemente buenos y mejores incluso que los obtenidos con una cámara SLR en ocasiones. En una SLR, la estabilización es buena en general, pero es complicado que dé resultados óptimos más allá de uno o dos segundos de exposición. Y eso con un pulso bueno. El Modo Noche es prácticamente magia digital, especialmente si pensamos que no necesitamos trípode para hacer fotos con tiempos de exposición (simulados) de varios segundos.

Veamos algunos ejemplos:

Esta imagen de la Puerta de Alcalá está tomada con un tiempo de exposición (equivalente) de 4 segundos. El resultado es fantástico.

En esta imagen el tiempo de exposición es de 6 segundos. El resultado, de nuevo, es notable e incluso se aprecia la Osa Mayor en el cielo sobre las construcciones iluminadas del festival.

En esta otra toma tenemos 5 segundos de exposición. La alineación es sencillamente perfecta teniendo en cuenta que estamos usando el móvil “a pulso” en condiciones de luz casi imposibles de manejar.

También podemos usar el Modo Noche a plena luz de día. El resultado es interesante y da pie a imágenes con efecto de “motion blur”.

Aunque estamos en una escena donde no se necesitaría el Modo Noche, el resultado es interesante y original.

Ventajas de la IA

La inteligencia artificial, en última instancia, tiene algunas ventajas que merece la pena destacar. Personalmente uso más el modo Profesional con ajustes manuales, pero los modos IA son sumamente útiles. El Modo Noche, concretamente, es una delicia en lo que a resultados y posibilidades creativas se refiere.

La rapidez con la que se hacen las fotos y la calidad de las imágenes realizadas con el Huawei P20 Pro son tales que podemos prescindir del uso de una cámara CSC o SLR, por no hablar de las compactas. En el caso de P20 Pro, la presencia del zoom 3x/5x es un elemento de valor añadido, que potencia aún más esta independencia de la cámara dedicada.

También hay que subrayar que permite que compartamos imágenes rápidamente. La IA hace que las fotos que obtengamos tengan ese “plus” de énfasis que hace que una foto destaque de un modo especial. Los puristas preferirán la neutralidad del modo profesional, pero para compartir una imagen en una red social o por mensajería, este plus de realce que se consigue con los modos de IA es óptimo. Así, nos evitamos tener que realizar un trabajo de edición posterior con aplicaciones como snapseed o el propio editor de la galería de fotos.

La IA no solo está implícita en el momento de hacer las fotos. También se usa para clasificar nuestras imágenes en la galería. Se logra a través de la identificación de caras, lugares o temáticas en nuestra colección de fotos.

Ya hemos mencionado el menor tiempo de edición, pero si queremos enfatizar la identidad de las imágenes como los verdes, azules o puestas de sol, o la saturación de las flores, los resultados obtenidos con Master AI son óptimos en muchos casos.

Es una opción, al fin y al cabo

En algunos casos, puede suceder que no estemos satisfechos con los resultados o no queramos que se apliquen efectos de IA sobre las fotos. Si es así, podemos desactivarla en las opciones de cámara o eliminar la elección de la IA pulsando sobre la “X” que aparece al lado del modo de escena detectado.

También podemos usar el modo Profesional o alguno otros (como el modo Retrato, Apertura o Noche) si tenemos claro qué efecto queremos conseguir. La IA funciona bien, pero es una ayuda en última instancia y somos nosotros los que tenemos el control sobre las fotografías que hagamos con nuestro Huawei P20 Pro.

Fotos y texto | Manu Arenas